Qué es la DGTI

Estrategia Administración Electrónica

Durante más de una década, la Generalitat ha venido impulsando diversas iniciativas para aumentar el uso de las TIC y el desarrollo de la sociedad digital, en el marco de su estrategia de Administración electrónica. De este modo, se han adelantado elementos como la firma electrónica avanzada y la creación de la sede electrónica de la Generalitat, entre otros.
 
En diciembre de 2014, el Consell respalda e impulsa esta estrategia con la aprobación de la Agenda Digital de la Comunidad Valenciana, cuyo objetivo es aprovechar el potencial transformador de las TIC para favorecer el cambio hacia un modelo económico sostenible, basado en la innovación y el conocimiento, y un modelo social inclusivo basado en una ciudadanía participativa y altamente capacitada. 
 
La Agenda Digital valenciana persigue impulsar el desarrollo de la sociedad digital, con el apoyo de una Administración autonómica ágil, eficiente e innovadora. Con este fin, incluye 73 actuaciones agrupadas entorno a tres ejes: ciudadanía, economía y Administración digitales.
 
El eje dedicado al desarrollo de la Administración digital persigue avanzar en la provisión de servicios públicos digitales y en la implantación de la tramitación electrónica completa de los procedimientos, lo que permitará alcanzar lo que se conoce como Administración sin papel. 
 
En este contexto, la Generalitat ha definido como marco jurídico el Reglamento de Administración Electrónica de la Comunitat Valenciana, en el Decreto 220/2014 aprobado por el Consell el 12 de diciembre de 2014. Entre las novedades que incluye, figuran la obligatoriedad del uso de medios electrónicos para la propia Generalitat, es decir en las comunicaciones y escritos internos, y para las grandes empresas, asociaciones y colegios profesionales que realizan comunicaciones frecuentes con la Administración valenciana.
 
El decreto regula, también, la utilización de medios electrónicos en las comunicaciones informales de los ciudadanos con la Generalitat y en su acceso a los servicios públicos. El objetivo es favorecer el uso de las TIC y avanzar hacia un cambio cultural y organizativo, dotando a la actividad administrativa de más agilidad y  simplificando y racionalizando los trámites. Con este mismo fin, el reglamento establece una serie de directrices y buenas prácticas de Administración electrónica dirigidas a entidades locales de la Comunitat Valenciana. 

La Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, y la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, son leyes mucho más coercitivas en lo que respecta a la obligación de las Administraciones Públicas de construir y poner en servicio su canal telemático, para satisfacer el derecho de la ciudadanía a no tener que acudir físicamente a las sedes administrativas para realizar sus trámites.  Su entrada en vigor en el plazo de un año a partir de su publicación y en dos años respecto a componentes de la Administración electrónica, según la primera de estas leyes, son plazos inequívocamente preceptivos para todo el sector público.

Además, el Reglamento comunitario del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE, de  23  de  julio de 2014, relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior es de obligado cumplimiento y forma parte del marco regulatorio de la Administración valenciana, en la medida en que lo aplique la Administración General del Estado.

Por todo ello, el Pleno del Consell del 1 de abril de 2016 aprobó, tanto por razones jurídicas y estratégicas como por propia decisión política, el Plan de Transformación Digital de la Generalitat, el cual prevé los cambios organizativos y tecnológicos necesarios para transformar la Generalitat en una Administración digital.

Este plan cuenta, a su vez, con el Plan de Administración Electrónica que persigue establecer un conjunto ordenado de tareas, evaluando el esfuerzo, plazo y coste de cada una de ellas, a fin de estructurarlas como una hoja de ruta para completar la Administración electrónica de la Generalitat. Esto implica desarrollar e integrar componentes de calidad, implantar la administración digital en los órganos y entes de la Generalitat, alcanzar un alto nivel de uso de los servicios públicos digitales, intercambiar datos con otras Administraciones y eliminar el papel en los procesos administrativos.